Viernes, 03 Junio 2011 14:35

Luis Miguel se aproxima a su público en Grand Prairie

Luis Miguel se aproxima a su público en Grand Prairie (aldiatx.com)

Los conciertos de Luis Miguel son un ejemplo de consistencia. Están sus éxitos como ?La barca?, ?La incondicional? y ?Tú o ninguna?, su tradicional bronceado y por supuesto su elegante traje de saco y corbata.

Pero en su presentación del miércoles en Grand Prairie el ?Sol de México? ofreció una atípica proximidad con el público.

En el concierto, parte de la gira ?Luis Miguel?, el cantante ofreció sencillos de su más reciente disco, pero según sus seguidores, se apreció a un artista más cálido, menos robótico y con más ganas de agradar a la audiencia.

Sus fans en esta visita al Verizon Theatre una y otra vez repitieron las palabras ?está más amable?, ?más simpático?, ?platicó más?.

entre quienes asistieron al concierto del miércoles en el Verizon Theatre, donde el llamado ?Sol de México? compartió con un auditorio que permaneció de pie durante gran parte de su presentación.

El concierto, que empezó con algunos problemas de sonido cuando el astro de 41 años interpretaba ?Suave?, fue encendiéndose a medida que el propio Luis Miguel animaba a los presentes manteniendo su sonrisa, a pesar del aparente desperfecto técnico.

El ganador de premios Grammy y Latin Grammy alabó a sus seguidores desde el comienzo.

?Hello, Dallas?, fueron sus primeras palabras. ?Buenas noches, ¿cómo están? Es un honor poder estar con ustedes?.

También trajo un medidor de aplausos e invitó a sus seguidores a probarlo. Aunque se veían algunos asientos vacíos en el auditorio, el público se prendió especialmente cuando Luis Miguel entonó temas como ?Qué nivel de mujer?, ?Ahora te puedes marchar? e ?Isabel?, los cuales lo catapultaron como uno de los artistas más destacados de América Latina a finales de los 80 y en los 90.

?Estuvo más animado, más accesible?, señaló Berta Salinas, de 36 años. ?Yo hasta lo toqué?.

Originaria de Monterrey, la seguidora de Luis Miguel afirmó haber acudido a cerca de una docena de conciertos del intérprete, incluyendo su anterior presentación en Dallas, en el 2008.

Por su parte, Sandra Rodríguez, quien veía en vivo a Luis Miguel por segunda vez luego de acudir a un concierto en México, exclamó: ?Está más humano? está más sonriente, esa es la gran diferencia. Menos sangrón?.

La fanática de 30 años salió satisfecha del concierto, aunque coincidió con otras consultadas al destacar: ?Nos quedamos esperando el mariachi?, pues el cantante no incluyó ninguno en su recital.

El beso de la noche

Fanáticos del astro resaltaron la proximidad del cantante. Uno de los momentos que más evidenció su cercanía con el público fue cuando le dio un beso a una niña y recibió el peluche rosado dio que le traía de regalo, mientras cantaba ?Come fly with me? acompañado de la voz de Frank Sinatra, cuya imagen se proyectó en las pantallas gigantes ubicadas arriba del escenario.

?Lo que no pude hacer a los 34 años lo hizo ella a los 4?, expresó Socorro Pérez, mientras cargaba a su hija Carolina.

Ambas fueron acompañadas por Javier Pérez, padre de la pequeña, quien la alzó para acercarla al cantante.

?Estuvo como nunca. Habló mucho, se le veía muy contento. Muy abierto con el público?, agregó Pérez, originaria de Ciudad de México y radicada desde hace12 años en Dallas. , al ser consultada por Al Día.

Durante la presentación, las pantallas gigantes fueron cambiando de colores y el escenario, compuesto por una especia de escalera en la que se apostaron una docena de músicos, también pasó de un tono a otro durante el concierto. En la pantalla del medio, sin embargo, el cantante, quien suele enrojecerse al entonar sus baladas, se veía con un tono rojizo más intenso de lo normal.

Luis Miguel alternó temas del pasado con canciones de su más reciente producción homónima, lanzada a finales del año pasado y poco conocida entre quienes fueron consultados por Al Día.

?Tres palabras?, ?No existen límites? y ?Labios de miel? sonaron durante la noche.

En la última parte del concierto, algunas fanáticas se subieron a la tarima y un seguidor corrió por el escenario hasta ser detenido por uno de los guardaespaldas. Pero en lugar de darle la espalda, Luis Miguel lo saludó antes de que lo bajaran de la tarima. También aceptó casi todas las flores de sus seguidoras.

El Tour 2011 de Luis Miguel estará el domingo en El Paso, y la próxima semana en otras ciudades de Texas, como San Antonio y Houston.

Deja un comentario

Buscar